Bebé Multilind

Consejos para convivir con la DA

Recuerde que para el correcto tratamiento del niño atópico es fundamental la educación del mismo. Se debe entender que la enfermedad sigue un curso crónico en forma de brotes y que es de base genética. Se deben evitar factores desencadenantes y como mantener la piel bien hidratada . Como normas generales, se deben evitar los baños largos y con agua muy caliente, los jabones o detergentes irritantes y la fricción sobre la piel.

Hasta el 90% de los niños atópicos tienen colonización bacteriana de la piel por Staphylococcus aureaus spp. Esto hace que con más frecuencia aparezcan infecciones en la piel. Por eso en los brotes atópicos es tan importante reducir esta sobrecolonización.

Higiene

Es preferible el baño a la ducha, baños cortos de cinco-diez minutos y con agua templada; el baño alivia el picor (pruito), hidrata y permite limpiar la exudación y posibles costras, favoreciendo una mayor penetración del tratamiento tópico.

No se recomienda el uso de manoplas o esponjas para la higiene del niño y el secado debe ser realizado con suavidad sin fricciones y sin frotar en exceso, ya que podemos aumentar la irritación de la dermis.

Vestimenta del niño

  • Vestimentas de algodón poco ajustadas con fibras naturales (algodón, hilo, lino) que sean suaves al tacto y transpirables, no utilizar prendas de lana.
  • El calzado debe ser de piel en invierno y de tela en verano y siempre transpirable.
  • En la limpieza de la ropa es preferible no utilizar suavizante.

Higiene y ambiente en el hogar del niño atópico

La temperatura y la humedad de las habitaciones deben mantenerse constantes, evitando excesos en la calefacción que puedan aumentar la temperatura y resecar el ambiente. En general hay que evitar los cambios bruscos de temperaturas. Es importante para minimizar los desencadenantes de brotes, tener una higiene constante y evitar al máximo los posibles alérgenos. Aspirar con frecuencia las zonas donde habitualmente se encuentra el niño (eliminar ácaros) y hacerlo siempre que el niño no esté presente. En la habitación del niño se debe evitar la presencia de alfombras, moquetas, peluches u otros utensilios que acumulen polvo con facilidad.

Medidas alimentarias

El niño puede comer de todo siempre que el médico lo autorice y ninguno de los alimentos provoque un claro empeoramiento o inicio de la dermatitis atópica; como puede ser el huevo, frutos secos, soja, trigo, o marisco (consulte a su pediatra).

Consejos en Verano

El calor, humedad y sudor del verano pueden generar irritación en la piel, en especial en las áreas del pañal y pliegues de la piel agravando la dermatitis es por ello que después de hacer ejercicio y haber sudado es importante lavarles e hidratarles inmediatamente para no dejar secar el sudor.

Después del baño en la piscina es muy importante contrarrestar los efectos irritantes del cloro con agua limpia y tibia. En fase de brote es recomendable evitar el baño, para no provocar una mayor irritación debido a los desinfectantes y cloro de las piscinas.

Utilizar fotoprotectores especialmente indicado para pieles atópicas (www.ladival.es) con un SPF 50+, aplicada 30 minutos antes de la exposición y preferiblemente antes de salir de casa.

Vista al bebé siempre con ropa holgada y colores claros especialmente en verano para evitar la sudoración.

Recuerde que es imprescindible que el bebé esté bien hidratado, ofrézcale agua todo el día, y oblíguele a beber aunque no tenga sed.

Si el bebé presenta alergias en los pliegues de la piel deberá consultar al pediatra antes de la exposición solar.

Recuerde airear la zona cuando la piel está irritada e inflamada pero evitando que el sol incida directamente sobre esa zona.