La piel del bebé, ¿qué podemos esperar?

La piel del bebé tiene unas características que la diferencian claramente de la piel del adulto. A nadie se le escapa que es una barrera mucho más fina y delicada y con más probabilidad de irritarse. Se calcula que la piel del bebé puede ser hasta un 30% más delgada que la piel de los niños a otras edades, tiene un pH neutro, mayor riesgo de deshidratación, más dificultad para la termorregulación y menor producción de melanina, que la hace más vulnerable también a los rayos solares. La piel de recién nacido (primer mes de vida) además posee unas características…