Vitaminas para la piel

Es frecuente leer en los medios y redes sociales los múltiples beneficios de ciertas vitaminas para la piel. Son bien conocidos los efectos de las carencias de algunas vitaminas, que pueden ocasionar enfermedades específicas. Es el caso de la vitamina C, cuyo déficit da lugar al escorbuto o la vitamina B3 (niacina), cuya carencia origina la pelagra. Los síntomas de cualquiera de estas dos vitaminas en nuestro entorno son extremadamente raros. Con una dieta más o menos equilibrada, en ausencia de otras condiciones (como puede ser el caso del alcoholismo en el caso de la pelagra) es sencillamente anecdótico ver…