¿Qué complicaciones cutáneas más comunes presenta la dermatitis atópica?

En la dermatitis atópica existe una deficiencia de lípidos, de hidratación y el pH de la piel es alcalino. Es por eso que: la piel es menos resistente a los microorganismos.

Infecciones bacterianas:

La infección más común asociada a la DA es la causada por Staphylococcus aureus (90% de los casos con infección). El sistema inmune reacciona con la liberación de numerosos mediadores inflamatorios, que además son los agravantes de la enfermedad. Staphylococcus aureus produce unas toxinas bacterianas llamadas superantígenos, que contribuyen a mantener la inflamación.

  • Más del 50% de los pacientes con DA tienen Staphylococcus aureus cultivado en su piel.
  • La reducción de Staphylococcus aureus en la piel puede mejorar significativamente la condición del paciente.

Durante los períodos subclínicos (entre brotes)

A parte de llevar unos hábitos higiénicos adecuados y evitar todas aquellas circunstancias que producen picor (prurito ) en condiciones normales, se debe aplicar diariamente un producto emoliente adecuado para estas pieles, como la loción Multilind® MICRO Plata, y así prevenir los brotes atópicos.

El momento más adecuado para aplicar la crema es inmediatamente tras la ducha o el baño.

Fases de la dermatitis atópica

fases dermatitis atopica

Los factores que agravan la DA dando lugar a los brotes atópicos son:

  • Piel seca
  • Baja humedad
  • Calor y sudor
  • Uso de productos alérgenos e irritantes
  • Infecciones
  • Sensibilidad al contacto de según que tejidos
  • Enjabonado de la piel con productos inadecuados
  • Secado de la piel con fuerza después del baño
  • Estrés y ansiedad

Recomendaciones

  • Hidratar la piel: Favorece la restauración de la barrera cutánea y aumentamos la resistencia cutánea a determinados alérgenos (polen, polvo y pelos de animales).
  • Higiene suave con productos específicos para estas pieles.
  • Vestimenta ligera y de algodón (no utilizar lana o fibras sintéticas).
  • Buena ventilación de las habitaciones para evitar que se almacenen alérgenos (polen, polvo y pelos de animales).
  • No dormir cerca de fuentes de alérgenos (polen, polvo y pelos de animales): como plantas, peluches o animales.
  • Mantener las ventanillas del coche cerradas en los desplazamientos,
  • No tumbarse en el césped sin poner una toalla antes.
  • Vigilar la alimentación y el estrés, que pueden ser factores desencadenantes.