En primavera, con los cambios de temperatura, la mayor exposición de la piel al exterior y la aparición del polen; es más probable que surjan brotes de dermatitis atópica. Te explicamos como afrontar la primavera.